USB tipo C: Descubre todas sus ventajas

USB tipo C: Descubre todas sus ventajas

Cada vez son más los móviles que llevan integrado el USB tipo C, dejando a un lado el micro USB, el tipo de USB más extendido hasta la fecha y el que tenemos en la mayoría de los cargadores de nuestros móviles. Es por ello que si recientemente te has cambiado tu smartphone, te habrás dado cuenta que para cargar tu móvil, el conector es tipo C. Pero, ¿Qué ventajas tiene el USB tipo C?

Para empezar, una breve introducción sobre cómo nació el USB tipo C. La respuesta es sencilla y tiene su lógica. Debido a la cantidad de conectores que existen para los diferentes cargadores de smartphone u otras tecnologías, el mercado vio la necesidad de unificar todos esos conectores en uno solo, ofreciendo más velocidad y mejor conexión.

TAMAÑO Y FORMA 

Si analizamos un USB tipo C, lo primero en lo que nos fijamos es en su tamaño y forma, muy diferente al resto. En cuanto a su tamaño, se asemeja al micro USB, por lo que su diferencia fundamental reside en su forma. Su cabezal es ovalado, simétrico por ambas partes, una característica que lo hace único.

Además, al tener esta simetría su conector es totalmente reversible. ¿A quién no le ha pasado ir a conectar un cable y que no encaje porque lo estás metiendo al contrario? El USB-C pone fin a ese problema; El tipo C funciona exactamente igual por un lado que por el contrario.

Asimismo, gracias a su tamaño, como ya hemos dicho, similar al del micro USB, facilita las cosas para saber que cable necesitaremos, pues gracias a su pequeño tamaño no tendrá versiones mini o micro. Al leer esto quizás pienses que entonces, al ser tan pequeño, no tiene potencia suficiente. Estás muy equivocado. El USB tipo C es igual de potente para un móvil como para un ordenador.

POTENCIA Y VELOCIDAD

Antes de meternos en sus especificaciones, es conveniente recalcar una confusión bastante común que lleva a algunas equivocaciones, y es que el USB tipo C es un conector y no un estándar. Los conectores son la punta del USB, mientras que los estándares se clasifican en función de la velocidad a la que se transfieren los datos. Es decir, por muchas ventajas que tenga un USB tipo C, su velocidad siempre dependerá de la tecnología a la que nos hayamos conectado.

El USB tipo C soporta distintos estándares, siendo el USB 3.1 el que ofrece mayores ventajas: transferencias más rápidas (10 Gbps) y proporcionar una mayor potencia, lo que ofrece unas cargas más rápidas en un smartphone, además de poder alimentar a algunos dispositivos que antiguamente necesitarían una fuente de alimentación independiente.

También se utiliza como conector para el conocido estándar Thunderbolt 3, con una mayor velocidad de transmisión de datos (40Gbps).

Al ofrecer tal velocidad, una de sus características más potentes es la transmisión de video. Por ello, el tipo C tiene la posibilidad de conectarse a  monitores de alta resolución, como pueden ser los 4k. 

Las conclusiones que sacamos al analizar un USB tipo C son positivas: su diseño reversible para que no te equivoques al enchufarlo; su pequeño tamaño para que no haya versiones micro; y lo más importante, su potencia y velocidad para una mayor carga y rapidez en transferencias de archivos, o para la transmisión de vídeo en 4k.

Si estás interesado en conocer distintos modelos de USB tipo C, en nuestra web te ofrecemos una gran variedad de cables tipo C. Aunque si todavía eres de la old school y tienes un móvil con conector micro USB, también tenemos una gran variedad de cables para ti. ¡En Devia Spain nos adaptamos a las necesidades de tus accesorios!

Deja una respuesta